Encuentros

Maneras formas y prácticas para convivir creciendo felices Aprendiendo-Enseñando asuntos simples verdaderos prácticos Con Efecto MARIPOSA Formato Ojo de Pez. Adaptado a toda manera de ver. Aplicado al instante Eterno del Presente.

Uruguay Tel. 4352 8913

Uruguay Tel. 4352 8913
Salud & Bienestar a tu Vida

Contacto

Contacto Consultas Compras

Tel.+598 4352-8913 Florida-Uruguay
Cel. 099126680

EMail: vtrezza@gmail.com

sábado, 13 de diciembre de 2014

PARÁSITOS INTESTINALES Extrema higiene - Semillas de Calabaza - Ajenjo

Ajenjo


PARÁSITOS INTESTINALES

Definición

Aunque los hongos, virus y bacterias que causan infecciones son, 
en sentido estricto, parásitos, 
la terminología médica reserva para ellos el nombre de microrganismos infecciosos
 y sólo llama parásitos a los protozoarios y a los animales multicelulares 
que viven y se reproducen a expensas del organismo humano. 

Entre los protozoarios que parasitan el intestino 
están una especie de 
ameba (Endemoeba histoly-tica) y la Giardia lamblia 
causantes, respectivamente, 
de la amibiasiss y la giardiasis.

 Ambas enfermedades son formas de disentería comunes 
donde la higiene es deficiente,
 el agua potable está contaminada 
o se emplean heces humanas como fertilizante. 

Las lombrices son parásitos intestinales. 
Pueden ser de diferentes especies: oxiuros, áscaris, tenias etc. 
siendo más o menos grave su actividad según la especie. 

Estos son los principales parásitos multicelulares del intestino:
• Anquilostomas .- Son gusanos de 3 mm de largo, 
provistos de garfios bucales con los que se fijan a la pared del duodeno, 
donde chupan la sangre del portador. 
Si la infestación (anquilostomiasis) es grave, 
se manifiesta con anemia crónica, 
dolor abdominal y adelgazamiento. 
Las larvas pueden llegar al intestino directamente por la boca
 o penetrar por heridas de la piel y viajar por la sangre hasta los pulmones, 
de donde pasan a la garganta y son tragadas 

• Ascárides.- Son lombrices de color blanco rosado, de hasta 30 cm de largo. 
La infestación (ascarri-diasis) común entre los niños de regiones insalubres, 
se produce al tomar alimentos o agua contami-nados con excrementos humanos
 que contienen los huevos; 
sus síntomas son distensión abdominal, desnutrición, retraso del crecimiento
 y la presencia de lombrices en las heces. 

• Oxiuros.- Son gusanos (como un hilito de color blanco) de 3 a 12 mm de largo, 
que infestan el intestino delgado y grueso (oxiurasis). 
Mientras la persona duerme, las hembras fecundadas 
se dirigen hacia los pliegues anales para poner los huevos. 
Esta puesta se suele realizar por la noche y provoca picor en la zona anal. 
Si la persona se rasca por la intensa comezón,
 los huevos se le adhieren a las uñas, lo que facilita su propagación. 
Los huevos también se pegan a la ropa de cama, 
donde su capacidad de infestación puede durar varias semanas.

 Nos podemos contagiar, por los dedos desde el área perianal a la boca o a la ropa. 

La oxiuriasis ocurre incluso en las mejores condiciones de higiene sobre todo entre los niños de 3 a 15 años. De edad. Son los más frecuentes

La principal fuente de contagio son las manos sucias, 
especialmente si hemos manipulado algo por donde hayan pasado animales.
 Si se tienen animales domésticos, se debería someterse a un tratamien-to antilombrices. 

• Tenias.- Son gusanos planos, de hasta 10 m de longitud, 
que se fijan con ventosas o ganchos a la pa-red del intestino. 
Existen dos especies principales: la solitaria o tenia del cerdo y la tenia de la res. 
Los huevos, expulsados en las heces humanas, 
no infestan al hombre sino cuando adquieren forma de larvas (cisticercos),
 proceso que ocurre en un huésped intermedio: el cerdo y la res, respectivamente. 
La infestación (teniasis) se produce al comer 
carne cruda o mal cocida de ganado parasitado; 
puede ser asintomático, pero a veces causa 
dolor abdominal, diarrea, anemia o adelgazamiento. 

El daño que producen los parásitos en general son: 
irritación e inflamación de tejido, 
invasión de te-jidos, 
reacciones alérgicas, 
obstrucciones de órgano, 
mala absorción de nutrientes,
 toxicidad, 
depresión del sistema inmunológico. 

Los síntomas y enfermedades relacionadas 
con las infecciones parasitarias
anorexia, 
hipotiroidismo, 
depresión, 
poco deseo sexual, 
fatiga crónica, 
distensión abdominal, 
alergias alimentarias, 
inflamación del intestino, 
permeabilidad intestinal, 
intestino irritable, 
picores (prurito) anales sobre todo por la noche, 
diarrea, 
pérdida de apetito o apetito desmesurado 
que suele ir acompañado por delgadez extrema según los casos, 
náuseas, 
cefaleas, 
mal sabor de boca (amarga), 
nerviosismo, 
irritabilidad, 
diarrea, 
flatulencia, 
mala absorción, 
vómitos, 
dolor abdominal (retortijones), 
hipoglucemia, 
problemas respiratorios, 
proble-mas menstruales, 
enfermedades autoinmunes, 
estreñimiento,
 fiebre, 
gastritis, 
dolor bajo de espalda, 
urticaria, 
artritis, 
colitis, 
erupciones de la piel, 
pérdida de peso, 
sangre en las heces, 
enfermedad de Crohn,
 disentería, 
dolores de cabeza, 
sangrado del recto. . 

 Rev. Vital nº 24, pág 46-49: “Parásitos. Intrusos en nuestro cuerpo”


TRATAMIENTO HIGIENICO

• La principal fuente de contagio son las manos sucias, 
especialmente si hemos manipulado algo por donde hayan pasado animales. 
Si se tiene animales domésticos, 
deben someterse a un tratamiento antilombrices. 

• Las medidas básicas para prevenir las parasitosis intestinales son cortarse las uñas, lavarse las manos antes de comer, 
desinfectar los alimentos crudos,
 cocer perfectamente la carne 
y hervir o desinfectar el agua de beber.

 Toda sospecha de parasitosis intestinal debe confirmarse con un análisis de heces

• La mayoría de medicamentos antilombrices 
matan el animal adulto, pero no sus huevos, 
que nacen a los diez días pero aún no se han reproducido, 
por lo que la medicación debe repetirse entre los 7 y 10 días del primer tratamiento. 
• Higiene intestinal y perianal. 
• Prohibir alimentos dulces refinados en la dieta. 
• Lavar bien las hortalizas (sobre todo en caso de ascariasis). 
• Las frutas y verduras sin lavar, el cloro del agua,
 algunos viajes a lugares exóticos, los animales con los que convivimos...
 son sólo algunas prácticas cotidianas que pueden favorecer las infecciones parasitarias. 

Un cambio de hábitos que incluya una dieta adecuada 
y ciertos suplementos nos ayudará a librarnos de los molestos síntomas 
causados por estos pequeños intrusos. 

• Tratar a toda la familia. 
• Tomar LACTICOL (Jugo de chucrut)
• Se recomiendan enemas hechos con infusión de romero
• Es importante llevar unos hábitos de vida sanos, hacer todo lo posible para robuste-cer el sistema inmunológico y tomar precauciones para evitar el contagio. 

TERAPIAS MANUALES

Después de que se haya logrado eliminar los parásitos 
se aconseja el drenaje linfático y la reflexología, 
para favorecer la eliminación de los parásitos que van muriendo 
y las toxinas que se crean el en proceso, 
a la vez que se estimula el sistema inmunológico
 y se equilibra el sistema hormonal 
(muchas veces afectado por los parásitos). 

FITOTERAPIA

• Tanaceto.- En infusiones y en lavativa (unos 200 cc de líquido tras cada evacua-ción). 
• En lavativas: Abrótano hembra, la manzanilla y la ruda. 
Pero no conviene abusar de éstas para evitar irritaciones. 
El Dr. Vevey-Leclerc recomienda preparar una cerveza macerando durante 12 horas 10 gramos de polvo de ajenjo en una gran taza de cerveza. 
Se debe tomar en ayunas 5 días seguidos. 

 Las pipas de calabaza
 ( y cualquier preparación a base de ella)
 ahuyentan las lombrices, pero no las matan. 

 El tratamiento natural debe incluir la toma de cuatro dientes de ajo, 
seguidos de una tisana laxante a base de 
sen, malva, ajenjo y frángula 
(a partes iguales, en decocción diez minutos y dejando que repose diez minutos más). 


Se dice que el ajo, la zanahoria y las semillas de calabaza
 sirven para debilitar a diversos gusanos parásitos, 
pero también hay que emplear remedios vegetales potentes para paralizarlos y expulsarlos. Se aconseja aumentar el consumo de ajo y zanahoria cruda para debilitar a los gusanos y facilitar la acción de remedios más potentes, que los para-lizan y expulsan. Como esos remedios pueden ser tóxicos, deben tomarse con precau-ción. Entre las plantas utilizadas están el ajenjo, el tanaceto y el helecho macho, que suelen administrarse junto con purgantes enérgicos. 

SUPLEMENTOS DIETETICOS

Existen suplementos antiparasitarios que combinan 
diferentes sustancias muy efectivas. 
Entre ellas están:
 ajo, 
hinojo, 
fenogreco (alholva), 
nogal negro, 
ajenjo, 
artemisa, 
semillas de pomelo, 
goldenseal, etc. 

Una vez que se ha dejado de tomar dicho suplemento 
es importante repoblar la flora intestinal con bacteria “amiga”: 
lactobacillo y bifidobacteria. 

Durante el tratamiento antiparasitario 
nos se aconseja tomar suplementos nutricionales, 
a excepción de enzimas digestivas.
 La razón es que ciertas vitaminas y minerales 
pueden alimentar y “energizar” a los parásitos. 
Por otro lado, una vez que estos se han erradicado 
se deben introducir suplementos nutricionales 
(teniendo en cuenta que siempre las necesidades bioquímicas de la persona)
 para robustecer el sistema inmunológico. 

El tratamiento para eliminar los parásitos 
suele durar un mes,
 aunque algunos de ellos son muy difíciles de erradicar completamente. 
Por este motivo, a veces es necesario repetir el tratamiento 
al cabo de unos meses. 
Una vez que se han eliminado (la persona se siente bien 
y los síntomas han desaparecido) 
no hay que olvidar la segunda parte del tratamiento: 
repoblación del intestino, 
reparación de la pared intestinal 
y refuerzo del sistema inmunológico 
En algunos casos es necesario, también,
 tratar a la pareja o familia. 
Paralelamente al tratamiento ortomolecular 
se aconseja un tratamiento de desintoxicación. 

• Ajo. El tratamiento natural debe incluir la toma de cuatro dientes de ajo, 
seguidos de una tisana laxante a base de sen malva, ajenjo y frángula 
(a partes iguales, en decocción diez minutos, 
y dejando que repose diez minutos más). 
• Semillas de calabaza. Las pipas de calabaza (y cualquier preparación a base de ella) ahuyentan las lombrices, pero no las matan. 
Por lo que después de tomar semillas de calabaza 
conviene tomar un laxante para lograr expulsarlas. 

BIOSALES DE SCHÜSSLER

• Ferrum phosphoricum: para lombrices intestinales 
• Natrum phosphoricum: para lombrices intestinales largas o filiformes, 
comezón anal, convulsiones en los músculos faciales y picor anal. 

DIETÉTICA

Antes de nada es importante evitar todos los productos lácteos
 (leche, mantequilla, crema, yogur, queso, lactosa, kéfir, etc..) 
y azúcares (miel, azúcar, sacarina, siropes, fructosa, sacarosa, dextrosa 
y zumos de fruta, etc.), 
ya que estos proporcionan energía a los parásitos. 

Por supuesto, todos los alimentos con 
aditivos, conservantes artificiales, etc. deberán ser eliminados, 
por la sencilla razón de que no sólo no les aportan nutrientes al organismo, 
sino que actúan como antinutrientes. 
Se deberá optar por una alimentación lo más natural y sencilla posible. 

Las semillas de calabaza 
se deben introducir en la dieta ya que ayudan a desparasitar. 
La piña y la papaya también deben comerse a menudo 
ya que contienen niveles altos de bromelaína y papaína (
enzimas proteolíticas naturales) 
que ayudan a digerir toxinas del intestino. 

Los alimentos ricos en vitamina A y betacaroteno también deben introducirse, ya que esta vitamina fortalece el sistema inmunológico y refuerza las mucosas, especial-mente del intestino y sistema respiratorio que son blanco de tiro para los parásitos. Ali-mentos ricos en estos nutrientes son: vegetales de color amarillo, naranja, rojo y verde y huevos. 

Es importante ingerir aceites grasos esenciales (semillas, frutos secos, pescado azul, aceites de sésamo, lino, girasol y onagra) ya que ayudan a lubricar el intestino irri-tado y transportan la vitamina A. 

No hay que olvidar la proteína que ayuda a reparar los tejidos, robustece el sis-tema inmunológico y produce energía, entre otros. Se recomiendan: frutos secos, semi-llas, algas, quinoa, legumbres con arroz, productos de soja y huevos. Las cebollas, cla-vos, tomillo, salvia y col cruda también poseen propiedades antiparasitarias y deben usarse frecuentemente en la cocina. 


ZUMOTERAPIA

Se denominan antihelmínticos a los remedios que eliminan las lombrices. Es aconsejable una cura de dos semanas, pero debemos asegurarnos de que las heces no se-an recicladas en el entorno. 

• ½ calabaza, 50 cc de agua. 
• 1 ajo en 275 ml de agua. 


PRODUCTOS COMERCIALES
Soria Natural
Tomar tres infusiones al día con el estómago vacío de NATUSOR 18 MALVA-SEN añadiendo en cada toma 15 gotas de Composor 13 – OXIUR COMPLEX
Se complementará el tratamiento con la toma de 6 perlas de ALLIUMCAP. 

TAMBIÉN SE ACONSEJA EL EXTRACTO DE POMELO (ELADIET)

Fuente: http://terapiasnaturalesparatodos.blogspot.com/2009/05/parasitos-intestinales.html
Publicado por joseperez en 3:47

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos el comentario, puedes comunicarte por email: vtrezza@gmail.com

El valor de la naturaleza "Nuestro Hogar".

Loading...