Encuentros

Maneras formas y prácticas para convivir creciendo felices Aprendiendo-Enseñando asuntos simples verdaderos prácticos Con Efecto MARIPOSA Formato Ojo de Pez. Adaptado a toda manera de ver. Aplicado al instante Eterno del Presente.

Uruguay Tel. 4352 8913

Uruguay Tel. 4352 8913
Salud & Bienestar a tu Vida

Contacto

Contacto Consultas Compras

Tel.+598 4352-8913 Florida-Uruguay
Cel. 099126680

EMail: vtrezza@gmail.com

domingo, 22 de agosto de 2010

Sembrando con el alma - Masanobu Fukuoka

"Nendo Nango", método de plantación de Masanobu Fukuoka
Bueno os quiero presentar esta otra opción de siembra que podemos tener en cuenta los Forestales a la hora de repoblar terrenos difíciles (Ej: por las pendientes del terreno) o incluso todo aquel que no siendo forestal utilice la reforestación o repoblación como medio de comunicación en educación ambiental con niños y mayores.
Me gustaría que conocieseis ésta técnica de Masanobu Fukuoka, agricultor y microbiólogo japonés, autor de las obras La Revolución de una Brizna de Paja y La Senda natural del Cultivo en que presenta sus propuestas para una forma de agricultura que es llamada agricultura natural o el método Fukuoka. Su sistema se encuadra dentro del ámbito de la Permacultura.
Principios de trabajo:
•No arar: de esta forma se mantiene la estructura y composición del suelo con sus características óptimas de humedad y micronutrientes
•No usar abonos ni fertilizantes: mediante la interacción de los diferentes elementos botánicos, animales y minerales del suelo, la fertilidad del terreno de cultivo se regenera como en cualquier ecosistema no domesticado.
•No eliminar malas hierbas ni usar herbicidas: éstos destruyen los nutrientes y microorganismos del suelo, y sólo se justifican en monocultivos. Pero Fukuoka propone una interacción de plantas que enriquece y controla la biodiversidad de un suelo.
•No usar pesticidas: también matan la riqueza natural del suelo. La presencia de insectos puede equilibrarse en un cultivo.
•No podar: dejar a las plantas seguir su curso natural.
•Bolas de arcilla (Nendo Dango).
Estos radicales principios de trabajo se basan en una filosofía de no hacer (Wu Wei) , o más exactamente no intervenir. Fukuoka alcanzó un grado de comprensión de los microecosistemas del suelo, que ha ideado un sistema de trabajo que libera de laboreo y esfuerzos innecesarios de la agricultura conocida. Su método, que el llama a veces Agricultura Natural Mahāyāna, se basa en empezar dando y luego recibir de forma natural , en lugar de exigir a la Tierra hasta agotarla.
"El nendo dango es una imitación de la naturaleza. Cuando tiramos nendo dango, sembramos como Dios. Cuando hacemos nendo dango hay que sentir que somos Dios. Cuando se hacen los nendo dango estamos metiendo alma en la bolita de arcilla". (Fukuoka)
El proceso de desertificación en el mundo es imparable: "hay que sembrar y sembrar si queremos poder ofrecer un futuro a nuestros descendientes", durante 60 años, Masanobu Fukuoka, ha desarrollado un método de agricultura natural, y ahora lo ha aplicado con éxito para frenar la desertificación. El método que propone Fukuoka para la reforestación (reverdecer) es la pildorización. Este sistema consiste en embadurnar semillas en una capa de arcilla, hacer bolas de arcilla de un grosor determinado dependiendo del tamaño de cada semilla. El fin es el de protegerla una vez depositada en el terreno y evitar que sea alimento de pájaros, roedores y otros animales. Las semillas están así protegidas a la espera de la época lluviosa, en ese momento la arcilla absorbe el agua y la semilla la utiliza para poder germinar. Este sistema es mucho más eficiente, según Fukuoka, que los métodos tradicionales de reforestación y siembra (aproximadamente hay un 2% de éxitos de germinación con el método de pildorización frente al 0,2% de otros sistemas). Un sistema sencillo pero que requiere especialización a la hora de realizar las bolitas de arcilla o "nendo dango".
Existen dos métodos de pildorización: uno manual y otro mecánico:

Sistema Manual:
Hay que hacer la selección de las semillas, para ello hay que hacer una selección de 100 semillas. Tenemos que sembrar 100 variedades como mínimo para poder ofrecerle a la naturaleza la posibilidad de crear su propio equilibrio. Según Fukuoka un paisaje de rocas y pinos es un paisaje desequilibrado y a un paso de la desertificación total. No se puede llamar bosque a un desierto, y el desierto no es sólo dunas.
La mezcla de semillas está compuesta por:
50 variedades de frutales y forestales
30 variedades de hortalizas
10 variedades de cereales
10 plantas para mejorar el suelo (leguminosas)
Se hace la mezcla de semillas y se mezcla con arcilla cribada y agua, el resultado final o sea que germinen las semillas dependen de muchos factores: la elección de la arcilla, la climatología, etc. Después de amasar la mezcla se hacen las bolitas de arcilla una a una. Este es un proceso lento pero que cumple una labor social importante al reunir a un numeroso grupo alrededor de un mismo fin: se charla, se ríe y se hacen bolitas. Una vez se secan a la sombra las bolitas son esparcidas por el suelo.
Sistema Mecánico:
Es indispensable a la hora de reverdecer grandes zonas (podemos hablar de terrenos de 10.000 ha. o más. También es un sistema muy depurado que se debe practicar bastante antes de adquirir cierta maestría. La elección de semillas y arcilla es el mismo que en el proceso manual. Consiste en hacer la mezcla de semillas y arcilla en una hormigonera convencional, tan solo hay que retirarle las aspas. Es un proceso lento en el que se va añadiendo poco a poco arcilla y agua (también se le puede añadir papel triturado o algodón a la mezcla para darle más plasticidad a las bolitas en caso que se tenga que realizar una reforestación desde aviones o helicópteros), con este sistema cada bolita suele tener solo una semilla.
Combinando los dos métodos es factible con un grupo de 50 personas y 6 hormigoneras trabajando 8 horas hacer 3 toneladas de bolitas.
En Grecia Fukuoka ha llevado a cabo un proyecto de reverdecer una extensa zona de 10.000 hectáreas desérticas con la ayuda de 500 voluntarios y esparciendo por doquier bolitas de arcilla. Se utilizaron 70 toneladas de arcilla y 12 toneladas de semillas, 5 toneladas de algodón y 3 toneladas de papel de periódicos. Todo el mundo ha colaborado, por eso no es necesario dinero, ni organización.
(Fukuoka) Yo les decía a los jóvenes: "tenéis que sembrar las bolitas con alma para que crezcan mejor. Cuando sembráis, sois como Dios".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos el comentario, puedes comunicarte por email: vtrezza@gmail.com

El valor de la naturaleza "Nuestro Hogar".

Loading...