Encuentros

Maneras formas y prácticas para convivir creciendo felices Aprendiendo-Enseñando asuntos simples verdaderos prácticos Con Efecto MARIPOSA Formato Ojo de Pez. Adaptado a toda manera de ver. Aplicado al instante Eterno del Presente.

Uruguay Tel. 4352 8913

Uruguay Tel. 4352 8913
Salud & Bienestar a tu Vida

Contacto

Contacto Consultas Compras

Tel.+598 4352-8913 Florida-Uruguay
Cel. 099126680

EMail: vtrezza@gmail.com

miércoles, 29 de febrero de 2012

Murciélagos: término Hibernar por Radarcan Uruguay

Por: Inés Izquierdo Miller http://www.laprensa.com.ni/2010/02/09/opinion/15630



Un lector ha solicitado que explique cuál es la diferencia entre hibernar e invernar y cómo se escriben, pues tenían una polémica armada con respecto a este tema.


Lo primero que debemos señalar sobre esta duda es que estos verbos guardan cierta relación porque cuando las tropas romanas quedaban inactivas durante el invierno se mantenían en sus hiberna (cuarteles de invierno).

El verbo en latín es hibernare, mientras invierno procede de hibernum. La diferencia esencial es que hibernar nos llega del latín clásico, mientras invierno procede del latín vulgar.


En el caso de invierno, su nombre latino viene de hiems (del griego: cheimón), y significa exactamente la “estación del invierno” y también alude al frío, o tempestad, ambos representativos de esa estación. Lo que sucedió es que de hibernus se derivó el adjetivo calificativo castellano hibernal, cuyo significado es “relativo al invierno”. Por ende no son lo mismo ni se escriben igual.
Según el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD) hibernar en “lengua antigua era sinónimo de invernar (pasar el invierno en un lugar); pero en el uso actual significa, dicho de ciertos mamíferos, pasar el invierno en estado de hibernación o aletargamiento: « Los Anfibios [...] son capaces de evitar las temperaturas más extremas hibernando» (...) se emplea a veces, en sentido figurado, con sujeto de persona: « Este frío [...] me deja casera, me da ganas de hibernar, de quedarme en la cama hasta la próxima estación» (Arel Jardín [Ur. 1985].
En los últimos tiempos se usa también como transitivo, con el significado de poner [a alguien] en estado de hibernación: “ La historia de un hombre que es hibernado después de una operación equivocada y despierta al cabo de doscientos años en un mundo inesperado” (Vanguardia [Esp.] 2.9.94); o, referido a cosas, con el sentido de dejar [algo] temporalmente inactivo: “ La reunión de un grupo de personas con el objetivo único de lograr una serie de ideas [...] que serán desechadas, aprobadas o hibernadas” (Muñoz/Gil Radio [Esp. 1986]). El hecho de que hibernar se emplee también como transitivo hace innecesario y, por tanto, censurable el uso del neologismo hibernizar.
La variante invernar ha caído en desuso y debe evitarse. Invernar no debe confundirse con hibernar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos el comentario, puedes comunicarte por email: vtrezza@gmail.com

El valor de la naturaleza "Nuestro Hogar".

Loading...