Encuentros

Maneras formas y prácticas para convivir creciendo felices Aprendiendo-Enseñando asuntos simples verdaderos prácticos Con Efecto MARIPOSA Formato Ojo de Pez. Adaptado a toda manera de ver. Aplicado al instante Eterno del Presente.

Uruguay Tel. 4352 8913

Uruguay Tel. 4352 8913
Salud & Bienestar a tu Vida

Contacto

Contacto Consultas Compras

Tel.+598 4352-8913 Florida-Uruguay
Cel. 099126680

EMail: vtrezza@gmail.com

domingo, 27 de octubre de 2013

Germinados en tu cocina: cultivo y preparación

Una de las actividades paralelas de BioCultura Bilbao, en el show-cooking de la feria, será la titulada "Todo en tu cocina: cultivo y preparación de germinados".


La charla la llevará a cabo Begoña Loizaga, de Germinados Kimuak. Será el domingo a las 15,30h. Reproducimos un texto de la web de Kimuak sobre cómo preparar los germinados en tu propia casa. Alimentos ecológicos, frescos, vegetales, de cosecha propia. ¿Qué más se puede pedir?

En el tiempo que llevamos haciendo nuestros germinados, mucha gente nos ha mostrado su interés por probar a hacer los germinados en su propia casa. En esta sección os vamos a explicar cómo podéis empezar a hacerlos y los métodos que más nos gustan. Para la mayoría de las semillas el método más sencillo y barato es el del bote de cristal. Entre sus ventajas destacamos la limpieza. El cristal se limpia muy fácilmente, incluso en el lavaplatos y si nos queremos quedar más tranquilos lo podemos hervir para su esterilización. Hay multitud de páginas en internet donde explican cómo germinar en bote de cristal pero os vamos a explicar cómo lo hacemos nosotros:

EL PROCESO
Ponéis las semillas en un bote de boca ancha y las dejáis cubiertas con agua una noche. A la mañana siguiente cubrís el bote con una tela fina y una goma y escurrís el agua. Echáis agua otra vez y la tiráis. Repetís este proceso 2 o 3 veces para lavar bien las semillas y por último quitáis toda el agua agitando enérgicamente el frasco. Para germinar las semillas necesitan humedad pero no pueden estar encharcadas por lo que este paso es muy importante. También ayuda el que las semillas queden adheridas a las paredes del frasco porque la otra cosa que necesitan para germinar bien es ventilación. Si están todas amontonadas, las semillas que están debajo no tienen aire y no van a germinar. No pongas mucha cantidad de semillas. Dejáis el bote boca arriba (muy importante que esté bien escurrida el agua) en un rincón de la cocina. En algunas páginas recomiendan oscuridad total, dejarlo metido en un armario o incluso en el horno. No estamos de acuerdo, cuanta más ventilación tengan, mejor os saldrán. Repetís el proceso de lavado y escurrido de las semillas cada 12 horas hasta que alcancen la longitud deseada.

FIBRA DE COCO
Este método no es recomendable para semillas mucilaginosas (mostaza, berros, rúcula). Para este tipo de semillas, nosotros utilizamos fibra de coco. Solo hay que hidratar la fibra de coco, dejándola como tierra húmeda. Si veis que habéis echado demasiada agua, podéis retirar el exceso con un papel de cocina, posándolo encima y retirándolo cuando absorba el agua. Colocar las semillas encima sin remojo previo. Después, se van regando con un pulverizador los primeros días, y directamente el coco cuando ya tengan las hojitas formadas. Si los tenéis con luz (no sol directo) tendrán un color más bonito y además ayuda a la producción de clorofila. Cuando ya alcanzan la altura deseada, se van cortando para añadirlos a los platos. Podéis tener siempre un kit en la mesa (resulta muy decorativo) e ir cortando los germinados que queráis comer.

Con fibra de coco se pueden germinar también el resto de las semillas y el resultado es distinto de los cosechados con el frasco de cristal. En el caso anterior, los germinados se consumen enteros, con raíz y en muchos casos semilla. Con la fibra de coco, se corta la raíz y se consumen únicamente el tallo y las hojas. Como adorno de platos, estos últimos son ideales. Este método también es el ideal para cultivar brotes de girasol, unos brotes deliciosos que os aconsejamos que probéis. En el caso de los brotes de girasol, se pueden remojar durante 12 horas antes de colocarlos sobre el coco o incluso pre-germinarlos 2 o 3 días en un bote. De esta forma, se ayuda a que broten.
http://vidasana.org/noticias-vidasana/germinados-en-tu-cocina.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos el comentario, puedes comunicarte por email: vtrezza@gmail.com

El valor de la naturaleza "Nuestro Hogar".

Loading...